domingo, 13 de agosto de 2017

Bombas inyectoras de alta presión para administración de contrastes

Prevención de embolismos gaseosos en la administración de contrastes radiológicos con bombas inyectoras de alta presión

¿Cómo funcionan las bombas inyectoras de contrastes radiológicos en los estudios de tomografía (TAC)?    

Andamos estos días con medios de comunicación, redes sociales y profesionales sanitarios, un poco “desasosegados” por una noticia relacionada con la muerte de una anciana a manos, presuntamente, de una técnico en cuidados auxiliares de enfermería (TCAE) o como antaño se denominaban, auxiliares de enfermería. Según las últimas noticias esta muerte se produjo tras provocarle, presuntamente, un embolismo gaseoso. 
El incidente ha provocado que actualicemos nuestros conocimientos sobre el tema y  reevaluemos actuaciones que realizamos cada día. 
Imagen 1: Embolismo gaseoso detectado en una TAC o evidencia de que #LaBurbujaNoMata. Se trata de un paciente asintomático y este es un hallazgo casual en su tomografia. 
Como éste es un riesgo al que también se expone todo paciente que ha de realizarse una tomografía contrastada, me ha parecido oportuno escribir sobre ello, en parte para avalar la idea de que una burbuja en el torrente sanguíneo no mata y en parte para tomar conciencia de que con una buena praxis se pueden evitar a diario muchos eventos adversos en nuestros hospitales.
  
Dado que en una anterior entrada ya escribí sobre cuidados para los pacientes relacionados con la administración de contrastes intravenosos, en esta me centraré en las bombas inyectoras de alta presión.

¿Para qué sirven las bombas inyectoras de alta presión?

domingo, 25 de junio de 2017

Colangiografía Percutánea Transhepática (CPTH)

COLANGIOGRAFÍA PERCUTÁNEA TRANSHEPÁTICA o transparietohepática


Información y consejos sanitarios en procedimientos intervencionistas

¿QUÉ SON LAS VÍAS BILIARES?
Las vías biliares son el órgano o conductos que almacenan la bilis, que es un líquido que ayuda a digerir la grasa. Están formadas por la vesícula biliar y los conductos biliares ubicados dentro y fuera del hígado. Facilitan el transporte de la bilis desde el hígado hasta el intestino delgado.
La patología más frecuente de las vías biliares es la estenosis u obstrucción, ya sea benigna por litiasis (piedras) o maligna por tumoraciones produciendo, en ambos casos, una dilatación de las mismas.
Las manifestaciones más habituales son: prurito (picor), ictericia (color amarillento de la piel) y/o dolor abdominal.
La colangiografía es la exploración que se emplea para valorar las vías biliares, su morfología, topografía y dimensiones, permitiendo un diagnóstico y decidir el tratamiento posterior.

TIPOS DE COLANGIOGRAFÍAS

lunes, 20 de marzo de 2017

Contrastes radiológicos orales


CONTRASTES RADIOLÓGICOS ORALES
¿Qué me han dado para beber?

Información y consejos sanitarios relacionados con la toma de contrastes por vía oral. 

Hace unos meses tuve ocasión de participar en las V Jornadas de Actualización Radiológica Región de Murcia celebradas en Lorca. En ellas se me invitó a hablar sobre los contrastes iodados por vía oral, tema poco tratado en este tipo de Jornadas y que me ha aportado nuevos conocimientos.
En una anterior entrada de este blog ya escribí acerca de los contrastes radiológicos intravenosos, quedaba pues, pendiente escribir sobre los orales.

         Si bien todos los contrastes orales son seguros y útiles, la decisión de ofrecerle uno u otro estará relacionado con tres factores principalmente: con su patología, las preferencias del radiólogo que informa la exploración y lo que haya disponible en el hospital donde se la realice. 
           No hay ni buenos, ni malos contrastes orales, porque todos cumplen su objetivo.

¿Para qué sirven los medios de contraste radiológicos?

domingo, 29 de enero de 2017

Reservorio venoso subcutáneo o Port-a-cath

IMPLANTACIÓN DE UN 

RESERVORIO VENOSO SUBCUTÁNEO

 o PORT-A-CATH

 


Información y consejos sanitarios en procedimientos intervencionistas

Un reservorio venoso subcutáneo es un dispositivo que se implanta debajo de la piel unido a un catéter cuya finalidad es preservar el capital venoso de los pacientes con tratamientos de larga duración, administración de citostáticos o frecuentes extracciones sanguíneas. El reservorio queda implantado en el pectoral y la punta del catéter queda alojada en vena cava superior o aurícula derecha por tratarse de lo que llamamos catéter venoso central. 
 Está fabricado con materiales biocompatibles: titanio, silicona o poliuretanos de última generación que permiten que permanezcan durante años sin provocar rechazos y permiten miles de pinchazos sin deteriorarse.