lunes, 15 de diciembre de 2014

LLEVO UN PICC ¿Y AHORA QUÉ?


Post dedicado a tod@s mis compañer@s del Hospital Francesc de Borja y a todos aquellos pacientes que han confiado en el Servicio de Radiología de este hospital. Y mi más sincero agradecimiento a mis incondicionales maestr@s.

LLEVO UN PICC ¿y ahora qué?
CUIDADOS DE LOS PICCS


El compromiso de todo implantador de un PICC es: “Este catéter le puede servir para todo su tratamiento y mientras lo lleve nadie le volverá a pinchar”.
Pero para lograr este objetivo es fundamental saber cuidarlo para favorecer su permanencia. 
Y, pienso que, en ocasiones, es importante y necesario que los propios pacientes o sus familiares/cuidadores sepan como se manejan estos catéteres. 
Y la realidad es que no siempre es fácil acudir a un centro sanitario con personal entrenado en el manejo de estos catéteres y en la mayoría de los casos es adecuado empoderar al paciente (capacitarlo para que realice los autocuidados o al menos conozcan cómo ha de ser su manejo).

Nuestro consejo es que, “ante la menor duda o incidencia con su PICC, acuda a su Servicio de referencia, ya sea donde se lo implantaron, bien sea donde le administran su tratamiento o le realizan las extracciones de sangre.”
En la anterior entrada que tratábamos este tema de los PICCs  hacíamos referencia a cómo es la implantación ecoguiada y qué precauciones debía seguir si lleva implantado uno de ellos:
En esta entrada trataremos el tema de las curas.
Y el objetivo no es que leyendo esto, un paciente sepa "como hacer sólo en su casa". Antes de llegar a este punto, debe ser asesorado por su enfermera de referencia y ella debe explicarle y usted ver como se hace antes de "tocar" nada. La cosa no es tan sencilla como parece. 
Antes de empezar con la cura, decir que existen varios tipos de PICCs, según el que le implanten necesitará de unos cuidados u otros.
Hay muchos pero los podemos dividir en cuatro tipos básicamente:
-     Según el material de fabricación:
1. Silicona (blanca)
2. Poliuretano (malva), también llamadas power picc o de alta presión. Se pueden usar para los controles de TAC con contraste. Si porta una de estas se lo explicarán al implantarla.
Una diferencia fundamental en las curas:
Con la silicona no se recomienda el uso de povidona yodada (betadine®), con el poliuretano no se recomienda el uso de soluciones alcohólicas (no se debe usar clorhexidina alcohólica, pero si se puede emplear clorhexidina acuosa). 
-     Según su “terminación”
3. Con clamp o pinza. 
4. Con válvula proximal o distal (no llevan pinza porque la válvula hace que quede el catéter cerrado).
Una diferencia fundamental en las curas es que en las no valvuladas (con pinza), se recomienda el uso de una solución con heparina para el sellado, siendo el suero fisiológico suficiente en las valvuladas.
PICC con pinza (clamp) y de silicona
PICC con válvula proximal y de poliuretano (alto flujo)

PICC con válvula distal y de poliuretano

Su PICC requiere de unos cuidados diarios y de otros semanales.
Respecto a los cuidados diarios, debe visualizar el punto de inserción y que los apósitos están limpios e íntegros. Mirar y no tocar.
Respecto a las curas semanales, aunque en el vídeo se visualiza y entiende perfectamente cómo realizarlas, hay que tener en cuenta algunas consideraciones:
-     A mayor asepsia con la técnica, menor es el riesgo de infección. Es fundamental el lavado de manos y si es posible usar guantes estériles en el momento en el que están descubiertos el punto de inserción o el extremo del cáteter.
-     Comprobar la permeabilidad antes de realizar el cambio de apósitos (es nuestro consejo empezar por aquí)
1. No retiraremos los tapones valvulados o bioconectores para lavar el catéter, porque con ellos es más difícil contaminar el catéter.
2. Limpiar el tapón con una solución antiséptica, mejor si es clorhexidina, aunque también sirve la solución yodada. Dejar secar.  
3. Usar siempre jeringas de 10 ml o 20 ml.
4. Si lleva pinza (clamp) abrirla y se recomienda aspirar antes para eliminar la heparina que contiene el catéter(aunque la cantidad de heparina que se puede inyectar es mínima, mejor si se aspira)
5. Si es con válvula inyectar suero fisiológico antes de aspirar, de lo contrario el catéter no funcionará porque las válvulas están “cerradas”.
6. Una vez se ha comprobado que se puede inyectar el suero fisiológico hay que aspirar para ver que existe reflujo de sangre.
Si ni entra el suero ni sale sangre, debe acudir a su centro de referencia para que verifiquen la permeabilidad (funcionamiento) de su catéter.  
7. Inyectar 10 ml de suero fisiológico a emboladas fuertes (técnica push-stop-push), se inyecta el suero "a golpes": varios mililitros y se para, se inyecta, se para, hasta finalizar el contenido de la jeringa. 
8. Su enfermero tras una extracción sanguínea o la administración de un contraste radiológico, realizará el lavado con, al menos, 20 ml de suero fisiológico para evitar que queden restos, ya sea de sangre o de contraste.
Los lavados se realizarán al menos una vez a la semana o si el catéter se "ve sucio” de sangre (en algunas ocasiones, puede existir reflujo de sangre que pueden obstruir el catéter).
 Una vez comprobada la permeabilidad del catéter (entra suero y sale sangre) es cuando se cambiarán los apósitos:
Dos apósitos encontrará:
1.          El que cubre el punto de inserción del catéter, éste debe ser transparente, porque dura más tiempo y permite ver el punto de inserción. Los de gasa no deben permanecer más de dos días. 
2.         El que fija el catéter.
La recomendación es el cambio semanal de ambos. La experiencia (de muchos implantadores) es que estos apósitos si están limpios pueden permanecer en perfectas condiciones y sin riesgos durante dos semanas.
Importante cambiarlos antes si están deteriorados, despegados, mojados o el punto de inserción o la piel presenta alteraciones (rojeces, ampollas, picor).  
El cambio de apósitos presenta dos riesgos:
-     Riesgo de infección del punto de inserción.
-     Riesgo de desplazamiento del catéter (que se salga).
Se deben retirar con sumo cuidado para evitar ambos riesgos.
Es muy importante, tras quitar el apósito que cubre el punto de inserción, limpiar bien ese punto y el catéter con la solución yodada o de clorhexidina y sobre todo si presenta restos de sangre o de pegamento de los esparadrapos que lo sujetan.
Es muy importante fijar bien el catéter para evitar su desplazamiento al retirar el apósito que lo fija.
Importante también es dejar secar bien la zona antes de pegar los nuevos apósitos.
Los tapones valvulados (bioconector) se cambiarán, bien tras despegar los apósitos que llevaba, bien al acabar de fijar los nuevos. Importante simpre seguir las medidas de asepsia y evitar mezclar zonas “sucias” y con limpias.
Tras finalizar los cambios de apósitos y tapones, se recubrirá la zona con una malla. 
Vídeo realizado en el Hopital Universitario de Donostia por Camino del Río, enfermera, experta implantadora de PICCs.  

En el siguiente esquema se puede ver la secuencia en los cuidados, adaptado a nuestro hospital. Actualmente estamos implantando PICCs de poliuretano con válvulas proximales porque por un lado permiten exploraciones con contrastes radiológicos (TAC) y además su mantenimiento es más sencillo por no precisar solución de heparina. 



Con la ilusión de haber resuelto algunas de vuestras dudas, y con la esperanza de que vuestra recuperación esté cada día más próxima...mucho ánimo, paciencia y perseverancia. 
Y...!Feliz Navidad para tod@s!


No hay comentarios:

Publicar un comentario