martes, 10 de septiembre de 2013

CONTRASTES RADIOLÓGICOS yodados


CONTRASTES RADIOLÓGICOS INTRAVENOSOS
Consejos higiénico-dietéticos relacionados con la administración de contrastes yodados intravenosos:
Cuidados pre, intra y post procedimiento.



¿QUÉ SON LOS CONTRASTES INTRAVENOSOS (CIV)?
Son unos medicamentos que se introducen en el torrente sanguíneo para resaltar y visualizar algunos órganos internos que con una radiología “simple” sería imposible. En la mayoría de las ocasiones resultan imprescindibles para que el radiólogo pueda conseguir un diagnóstico certero.
Dos tipos de contrastes radiológicos intravenosos son los empleados con mayor frecuencia:

-   Los derivados del Gadolino, empleados en las resonancias magnéticas
- Los derivados del Iodo, empleados en exploraciones con rayos X (tomografía, escopia,…). De estos trataremos a continuación.

Si bien, por el tipo de prueba solicitada su médico puede saber si son necesarios estos contrastes o no y facilitarle el documento del Consentimiento Informado, quien decide finalmente si son empleados será el radiólogo tras valorar la finalidad del estudio y sus características personales.

Antes de la administración INFORMARÁ SIEMPRE EN CASO DE:
-   Haber presentado una Reacción alérgica previa a contrastes similares o al iodo
- Tener problemas de riñón
- Si es diabético, máxime si toma tratamiento oral
-   Si tiene problemas de tiroides
-   Es mayor de 70 años
-   Si está embarazada o está en periodo de lactancia.
 Sólo de este modo se pueden aplicar medidas preventivas. 


PREPARACIÓN PREVIA A LA ADMINISTRACIÓN DE CIV :
-   6 horas de ayunas previas a la cita
-   Si necesita alguna dieta preparatoria previa se le informará
- IMPORTANTE: debe beber suficiente agua (o líquidos no alcohólicos), como mínimo DOS litros los DOS días previos y posteriores, y hasta 4 horas antes de la exploración podrá tomar agua, en general. Esta medida facilita la eliminación del contraste y reduce el “sobreesfuerzo” que puede suponer para sus riñones la excreción del mismo.
-   Puede tomar la medicación vía oral habitual con un poco de agua antes de acudir a la exploración.
- Si tiene alguna patología asociada que requiera más cuidados se lo comunicará bien su médico, bien el Equipo de Radiología que lleve a cabo el estudio. En algunos casos se aconseja una analítica de sangre previa. 


ADMINISTRACIÓN DEL CIV
-  La administración es intravenosa y será necesario canalizarle una vena (similar a "ponerle un gotero").
-  En algunos casos será una administración manual con jeringa, en otros, más rápida y a alta presión con una bomba inyectora (foto cabecera).
- Para algunas exploraciones será también necesaria la administración de contrastes orales, rectales o vesicales previos a la exploración (sulfato de bario, solución iodada o agua).
- Junto a usted siempre estará un profesional de Enfermería trabajando y verificando que todo funciona correctamente.


SENSACIONES durante la administración del CIV: 
     Lo más habitual es que no note nada, aunque dentro de la normalidad se encuentra la sensación de calor en la cara, zona genital o generalizada; sabor metálico, frío en la zona de punción, malestar o angustia.
     En caso de sentir dolor intenso en la zona de punción, o sensación de picor generalizado o de ahogo lo comunicará inmediatamente a los profesionales que están con usted.


                 CUIDADOS POST-ADMINISTRACIÓN DEL CIV
-       Ingesta abundante de líquidos y Dieta habitual. Terminada la exploración podrá continuar con sus hábitos de vida. 
-     Si precisa algún cuidado adicional, el propio radiólogo se lo indicará antes marcharse.

COMPLICACIONES
con los contrastes yodados no iónicos (los recomendados en la actualidad para la administración intravenosa), estas son poco frecuentes y de carácter leve en general. A corto plazo destacan dos:
1. Reacción alérgica al contraste: según la sintomatología que presente, el Equipo de Radiología tomará las medidas más adecuadas para paliar esta reacción. Pueden ser de leves a fatales, siendo estas últimas muy excepcionales.

2. Extravasación del contraste por rotura de la vena. Con unas buenas medidas preventivas (adecuada canalización de la vena) son muy raras y suelen ser leves y pasajeras: calor en la zona, hinchazón,... Deberá observar la zona  y en caso de inflamación, o alteración cutánea acudirá a su médico para nueva valoración. 
A medio y largo plazo: en algunos casos se puede desencadenar  una Insuficiencia Renal, de ahí la importancia de una buena hidratación previa y posterior a la inyección de CIV. 

1 comentario: